En la actualidad es necesario que las empresas cuenten con un “Plan de Continuidad de Negocio” que les garanticen que ante cualquier riesgo al que estén expuestos puedan seguir operando con la mayor normalidad posible; esto implica riesgos financieros, de operación, legales, cambiarios, etc., y por supuesto los riesgos asegurables incluyendo rubros tan importantes como los riesgos informáticos y de ciberseguridad, los riesgos por responsabilidad civil que han crecido mucho a nivel mundial y los riesgos de pérdidas consecuenciales en caso de siniestro , los que normalmente no son atendidos de manera adecuada y que generan muchos problemas en el plan de continuidad del negocio.

Además de lo anterior se determinan las mejores condiciones de costos y coberturas para los riesgos conocidos y tradicionales de incendio, terremoto, equipo electrónico, maquinaria, transportes y muchos otros más.